Porque la música siempre nos reconforta…